Free counter and web stats

lunes, 2 de noviembre de 2015

POBRES Y RICOS EN LOS CEMENTERIOS : HOMENAJE AL SR. PEDRO DIGÓN GARCÍA EL POBRE MÁS RICO DE LABALLÓS ( VEGA DE VALCARCEL)

E
POBRES Y RICOS EN LOS CEMENTERIOS:

En los cementerios hay una gran carga simbólica . Se trata de superar la uniformidad a la que nos conduce la muerte 

Antonio Machado y Álvarez quien recopilaba aquellos versos que acusaban su radical sentido social:
Cuando se muere argún probe,
¡qué solito ba el entierro!
Y cuando se muere un rico
ba la música y er clero.

Las distintas clases sociales  se ven y reflejan en los cementerios. 
Sólo las familias más distinguidas de la localidad tienen su propio enterramiento de propiedad en el cementerio. Hay algunas que tienen verdaderos mausoleos, que podían ser objeto de estudio artístico incluso algunos de esos hoy formarán parte de recorridos turísticos.Los más pobres aún se enterraban o entierran  en la fosa común, y los que públicamente no eran católicos o habían encontrado la muerte en el suicidio se enterraban en una parte que había en el cementerio que no era lugar sagrado y que era llamado cementerio civil( El antiguo Código de derecho canónico sancionaba a quien se quitaba la vida con la negación de la sepultura eclesiástica)
si bien....

Hay cantigas populares como  aquel canto flamenco que dice:El que se tenga por grande
que se vaya al cementerio 
y verá lo que es el mundo, es un palmo de terreno 








SEÑOR PEDRO DIGÓN GARCÍA 

En el año 1973 conocí a Pedro Digón García , era yo una niña que jugaba en la puerta de mi casa, una niña inquieta y revoltosa, que no paraba de hacer piruetas ,  me sentaba de forma rara,  me movía como una contorsionista gracias a  ser hiperlaxa.
El Sr. Pedro esperaba que la farmacia abriera , mientras hacía tiempo tomando el sol y lo hacía  justo frente a  mi casa. Mi forma de moverme le llamó la atención , pero más  le llamaron  la atención mis zapatillas quemadas. (Zapatillas que yo solía meter en el horno de la cocina de leña para calentarme los pies). 

Esas zapatillas rotas hicieron que sintiera una corriente empática hacia mi , el vivía de la beneficencia y en ese momento pensó que yo era también tan pobre como él o incluso más.
Sin pensarlo cruzó la carretera y se puso a hablar conmigo, yo tenía nueve años era extrovertida,charlatana  y buena escuchadora de abuelos/as. Le conté que me  marchaba de nuevo  a estudiar a  Barcelona a los pocos días y  en poco menos de media hora nos contamos nuestra vida. El  me contó su situación , no tenía familia , vivía en un pueblito de León (Laballos) cerca de Pedrafita do Cebreiro , su esposa acababa de fallecer, él estaba convaleciente acababa de salir del Hospital de León. Me contó que lo encontraron congelado en la nieve, que lo salvó una joven doctora.  Más allá de las palabras entre nosotros nació algo que ni su muerte  cambió, ese hilo afectivo que nos unió ya para siempre. 
A las 16,30 abrió la farmacia  pero  antes de irse intentó darme dinero ( que no acepté ) para que me comprara unas zapatillas nuevas. Me impresionó tanto descubrir que alguien que no tenía nada, me daba de lo poco que tenía ayudándome  a mi.(Esa generosidad de dar cuando no te sobra).

Cuando llegó mi padre le conté lo que había pasado y sin dudarlo nos fuimos los dos andando a buscarlo (unos 4 km es la distancia que hay entre Pedrafita y Laballós).

 Llegamos a su casa, sus condiciones de vida era como me había contado, dos de las paredes  de su casa estaban hechas aprovechando una roca , vivía con dignidad pero con una pobreza extrema. 
Le sorprendió vernos llegar pero la conexión con mi padre también fue inmediata , mi padre le dijo que quería que se viniera a vivir con nosotros que lo necesitábamos . Le dijo que yo me iba y que así le haría compañía a mi madre y hermano de paso el se recuperaba con nosotros.

Ni se lo pensó hizo un atadillo con sus cosas y con su perro se vinieron a nuestra casa  donde vivió durante  trece años .
 Podría escribir mil relatos sobre la relación entre Encarna/Sr Pedro (así le llamábamos)siempre la palabra señor delante del nombre .
 Hoy acabo de llegar del cementerio y necesitaba hacerle este homenaje por escrito, homenaje que año tras año le hemos hecho desde hace  más de treinta y dos años que son los que hace que falleció.
Jamás en su tumba dejó de haber flores en estos años , como jamás en su vida dejo de haber flores desde el día que llegó a vivir con nosotros y a formar parte de nuestra familia.

Cuando vino a vivir con nosotros tenía 80 años y vivió hasta los 93 por su edad solía hablar alguna vez de la muerte pero de una forma preciosa.
 Sabía que mi padre  lo enterraría en nuestro nicho porque  era uno más de la familia pero él tenía otro sueño que compartió conmigo y también me razonaba sus porqués, sabía que supondría mucho lío: (permisos, cambio de provincia, burocracia y convencer a mi padre ).
Cuando su mujer murió  tuvo que enterrarla en  tierra por ser pobre y lo hizo en un pequeño cementerio de León (el cementerio del Castro) y allí era  donde quería ser enterrardo ,  me hizo prometer que convencería a mi padre y así lo hice. 
En ese cementerio de El Castro  lo enterramos con su amor  Esperanza que así se llamaba su esposa.
Año tras año cavamos su tumba y hacemos una alfombra floral para ellos dos. 
 Todos los vecinos de ese pequeño pueblo les sorprende que aquel señor tan pobre que vivíó de la beneficencia que no tenía hijos ni sobrinos ni  familia siga teniendo el trozo de cementerio más lleno de amor.
 Un chico de 27 años me ayuda a  cumplir ese ritual  homenaje de recuerdo anual de alguien a quien conoció a través de mi . 
Mi hijo  desde hace años  cava la tumba y decora con mimo ese trocito de tierra que ocupa el Sr.Pedro Digón  "el pobre más rico de Laballós" .


 .