Free counter and web stats

sábado, 1 de mayo de 2010

ÉTICA , TÉCNICA Y EMPATÍA... apuntes

E
Como corresponde a cualquier iniciativa que queremos que salga bien, contamos durante años con asesoramiento especializado a fin de procurar nuestra accesibilidad integral, (accesibilidad física, comunicacional e integración laboral) por eso creamos nuestro departamento de Capacidades Diferentes y Accesibilidad.

Los ámbitos de actuación con los que soñabamos abarcaban el amplio espectro de elementos de la cadena de accesibilidad: Eliminar barreras arquitectónicas, barreras de comunicación, las de nuestra web propio(ya habíamos gestionado con once y con otros organismos) e incluso asegurar las condiciones para la contratación de trabajadores con discapacidad(hubo un tiempo que había un importante número de personas con discapacidad trabajando.

El Museo Reina Sofía será accesible a las personas con discapacidad





Redacción de ACCESIBLE (17-11-05)
El Museo de Arte Reina Sofía eliminará las barreras arquitectónicas y pondrá en marcha mejoras para hacer accesibles sus instalaciones a las personas con discapacidad. Esta iniciativa se ha puesto en marcha a través de un acuerdo firmado entre el presidente del Real Patronato del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Juan Manuel Urgoiti, y el presidente de la Fundación ONCE, Carlos Rubén Fernández. De esta forma se facilita el acceso de las personas con discapacidad a la cultura y al arte.

Los ámbitos sobre los que ambas entidades colaborarán son la accesibilidad universal y la integración laboral. Se estudiará las necesidades existentes en el museo, tanto relativas a eliminación de barreras arquitectónicas como a barreras de la comunicación, y realizará propuestas de mejora, tales como, entre otras, edición de autoguías, folletos en braille y textos adaptados a personas con discapacidad intelectual.

Asimismo, se asesorará al museo para hacer un diseño cada vez más accesible de su página web. Por su parte, el Museo Reina Sofía se compromete a estudiar, implementar y mantener las propuestas que reciba de la Fundación en materia de accesibilidad global. Por su parte, la ONCE prestará asesoramiento y colaboración en el proceso de selección para la contratación de trabajadores con discapacidad en el Museo Reina Sofía, quien asume su compromiso de alcanzar el grado más alto posible de cumplimiento de la cuota de reserva del 5%.
http://www.cocemfe.es/enlaces/OcioyDeporte/museosmadrid1.pdf
http://www.verdaguer.cat/downloads/cat/accessibilitat.pdf
http://www.interpretaciondelpatrimonio.com/docs/Jornadas%20AIP/VJorDocs/Antonio_Espinosa.pdf

El acceso de las personas ciegas y deficientes visuales a los museos:
justificación y acciones que lo facilitan
por Soledad Mochales López
Correo electrónico: soledadml@correo.cop.es
Los museos son centros que pueden recoger una gran cantidad y variedad de expresiones artísticas y culturales. Poseen una función tanto didáctica como de promoción de estas manifestaciones. El arte enriquece al hombre en su dimensión individual y contribuye a la configuración de una estructura de valores más amplia.
El artículo 27.1 de la declaración universal de los derechos del hombre establece: "Cada persona tiene el derecho a participar libremente en la vida artística y cultural de la comunidad".

Para garantizarlo Naciones Unidas en el punto 1.5 de su programa recoge: "los estados miembros deben procurar que las personas con discapacidad tengan la oportunidad de utilizar al máximo sus posibilidades creadoras, artísticas e intelectuales, no sólo para su propio beneficio sino también para enriquecimiento de la comunidad. Con este objeto debe asegurarse su acceso a las actividades culturales, si fuera preciso deben realizarse adaptaciones especiales para satisfacer sus necesidades".

A pesar de ello los museos siguen siendo lugares de los que las personas ciegas o deficientes visuales, en general, no podemos disfrutar al máximo, al no darse en su creación las condiciones adecuadas, ni después en su funcionamiento emprenden las acciones que los convertirían en lugares accesibles para nosotros.

Entre las Causas que siguen manteniendo esta situación, podrían citarse únicamente como ejemplo: las bajas expectativas que se tiene sobre el interés de las personas ciegas por el arte en general, la creencia en el pasado de que los ciegos, sobre
todo si lo son desde la infancia, eran incapaces de interpretar imágenes bidimensionales o cualquier realidad tridimentsional, una
idea excesivamente conservacionista por la que se rechaza el que se puedan tocar las obras de arte, etc.

Es necesario seguir trabajando para sensibilizar a todas las instituciones que tengan alguna competencia o capacidad de decisión en estos temas, para que el acceso a los museos sea una realidad más generalizada. Los investigadores han demostrado que los ciegos somos capaces de captar realidades a través de representaciones, si se usan los materiales y las técnicas adecuadas, según las características personales (edad, resto visual, conocimientos previos, etc.) y las de los objetos
a representar. El problema de acceso por el tacto a determinados objetos, ha encontrado diversas soluciones según los
casos, mediante la selección a la hora de decidir los que se pueden tocar, reproducciones de originales o representaciones por distintos sistemas (maquetas, relieves con thermoform, tintas hinchadas o fotocopias de minolta, etc.

Para ilustrar la importancia que tiene el tacto en la experiencia de los ciegos, valga como ejemplo las palabras escritas
en 1897 por Michael Anagnos, subdirector de la fundación Perkins en Boston: "la observación táctil es de un valor inestimable. Tiende un puente sobre el abismo que separa lo conocido de lo desconocido, lo concreto de lo abstracto y constituye una base sólida sobre la que puede trabajar el espíritu. Aumenta la atención de los ciegos y excita su interés. LLama a la experiencia y estimula intensamente su capacidad de observación. Nutre el espíritu de un alimento real y le libera del pantano de la falta de atención y de la inactividad apática".

Algunos educadores al considerar que la observación táctil era insuficiente para percibir la riqueza de la expresión artística, han investigado y puesto en práctica otros procedimientos más novedosos. Por ejemplo la representación por parte de los ciegos de situaciones referidas en un cuadro, el instruirlos y animarlos a adoptar la postura de una escultura para poder así experimentar el estado emocional que expresa, o un taller para niños ciegos en el que se les permitía conocer y utilizar las herramientas propias de los arqueólogos, etc.

Es justo reconocer los esfuerzos que algunas instituciones, museos y asociaciones de ciegos de todo el mundo, han hecho en las últimas dos décadas para acercar el arte a los ciegos. Las soluciones han ido desde la construcción de museos específicos
como El Táctil del Faro de Atenas o El Tiflológico de la ONCE de Madrid, pasando por la realización de exposiciones concretas, temporales o definitivas en la sala de un museo como en el de pre- y protohistoria de Francfort, hasta la concepción del museo abierto a todos los sentidos con condiciones para acoger a cualquier persona independientemente de sus características, como en la Villette, Ciudad de las Ciencias y la Industria de París. Cada una de las opciones tiene sus
ventajas e inconvenientes, este trabajo únicamente pretende dar una perspectiva general sobre el tema, por lo que no entraré a
profundizar en esta cuestión.

No obstante, la concepción del museo abierto a todos los sentidos, además de favorecer el derecho fundamental de toda persona al disfrute del arte, asume una idea de la percepción más amplia de la mantenida tradicionalmente, en la que cada canal sensorial contribuye de forma valiosa a la experiencia. El filósofo francés Diderot decía: "me parece que de todos los sentidos la vista es el más superficial, el oído el más arrogante, el olfato el más voluptuoso, el gusto el más supersticioso y el más inconstante, el tacto el más profundo y el más filósofo".

¿No es entonces más lógico que todos ellos puedan intervenir?

A continuación se recogen algunas de las medidas que los museos pueden adoptar para permitir un acceso con garantías
a las personas ciegas y deficientes visuales, dividiéndolas en dos grupos: para mejorar la accesibilidad al centro como continente y para facilitarla a su contenido.

En cuanto a las primeras se pueden citar:

-Enclave y forma de llegar al centro: Medios de transporte próximos, Facilitar la localización, señalizar puertas, etc.

-Movilidad en el interior: planos para facilitar la movilidad en el interior, señalización de escaleras por cambios en la rugosidad y el color del pavimento, ascensores con sistema de sonorización o marcar sus botones en braille y resaltado para los deficientes visuales, indicación de los lugares más interesantes por cambio de la iluminación o música, señalización de los servicios públicos, etc.

-Formación del personal: instruir a todos los empleados sobre las formas más eficaces de orientar y ayudar a una persona ciega o deficiente visual,

-Información especializada: sobre el contenido del museo y su distribución espacial, guías en braille y macrotipos o grabadas, rótulos de los objetos, láminas en relieve, material específico para la biblioteca, etc.

En cuanto a La accesibilidad al contenido del museo es necesario distinguir las medidas a adoptar para facilitarla a los ciegos de las de los deficientes visuales.

-Personas ciegas: es necesario permitir que puedan utilizar el resto de canales perceptivos hábiles, según sea la obra a la que pretendan acceder. Si la visión es imprescindible para apreciar una obra se acudirá a explicaciones amplias y completas para poder comprenderla y/o se utilizará La representación de imágenes en relieve (láminas, maquetas aumentadas o reducidas según la dificultad, etc.). Los materiales en relieve a veces trasmiten información más concisa y pueden expresar relaciones y
acontecimientos. No obstante, la capacidad de reconocer a través del tacto debe ser desarrollada para conseguir una mayor comprensión.

-Personas con resto visual: se les facilitará que usen sus recursos, es decir el resto visual en las mejores condiciones posibles. Por ejemplo: poder acercarse o alejarse de los objetos, exponerlos a la vista y centrados, con la iluminación
suficiente y evitando los reflejos y los destellos que producen las superficies demasiado brillantes, representaciones aumentadas y con colores contrastados cuando sean necesarias.

Será útil disponer de cassettes o guías especializadas en braille o letras ampliadas para facilitar la comprensión de las obras
artísticas.


Vuelve a página principal