Free counter and web stats

martes, 29 de diciembre de 2009

LA CULTURA SÓLO EXISTE COMO COMPARTIDA

E

¡Compartir es Bueno!

La propiedad intelectual es una contradicción.

Thomas Jefferson (padre fundador de la democracía actual) llegó a afirmar lo siguiente: “Aquél que recibe una idea de mi gana en conocimiento sin quitarme nada, como aquél que enciende su vela con la mía recibe luz sin oscurecerme (…) es muy extraño suponer que las Ideas deberían ser Propiedad (…) ¡La Naturaleza, obviamente, quiere que las ideas sean libres! (…) No importa cuanta gente la comparta, una idea no se ‘gasta’”.
El concepto de propiedad intelectual no tiene ningún sentido. Los bienes intelectuales no pueden estar sujetos a propiedad porque: a) no están limitados por naturaleza (de hecho su naturaleza es reproducirse máximamente), b) cuesta lo mismo producirlos para uno que para todos (se multiplican sin coste gracias a las nuevas tecnologías) y c) el que lo disfrute una persona no impide ni disminuye que lo disfruten las demás (de hecho cuanto más lo disfruten los demás mayor valor adquiere al devenir culturalmente más relevante). La cultura sólo existe como compartida. Es más lo que caracteriza al ser humano es compartir, copiar, imitar, recombinar, la capacidad casi sin límites de intercambiar conocimiento a través del lenguaje y de re-crearnos culturalmente. El prestigioso neurobiólogo Giacomo Rizzolati afirma: “Somos grandes copiadores, sin imitación no habría cultura”. Compartir es humano. Compartir bueno.

La creatividad se defiende compartiéndola.

Paulo Coelho (uno de los escritores actuales de mayor éxito) reconoce que “soy un pirata de mi mismo, pongo mis libros para descarga gratuita en mi web y no me molesta que la gente los difunda al máximo en las redes p2p”. [12]. Y Mariano Barroso (director de cine español) ha afirmado: “Hay que aprovechar las posibilidades que ofrece Internet para la industria cinematográfica ante el desmoronamiento de los exhibidores y distribuidores tradicionales, los cineastas tenemos que utilizar este medio en beneficio propio” [1]. El cineasta, guionista y escritor David Trueba dijo reciéntemente que “No hay que tenerle miedo a las descargas gratis de películas. Al revés, creo que mejorará las cosas” [1]. Dos de las bandas de música más importantes del mundo Nine Inch Nails y RadioHeadponen todos sus discos disponibles para descarga, curiosamente el primero de ellos NIN fue, al tiempo que permitía su descarga gratuita, el grupo que más discos vendió en Amazon durante el año 2008.
Las creadoras vivimos bien en un mundo en el que compartir es libre. Los autores no necesitamos que nos defiendan de la sociedad, somos parte de ella. El uso y libre distribución y copia de nuestras creaciones no es un ataque contra nosotras sino un honor y un placer que nos permite dárnos a conocer y difuncir nuestra creación. Existen modelos económicos viables y justos basados en la libre circulación de obras culturales y técnicas. Los autores vivimos del directo, de la adaptación creativa, del trabajo por encargo, de los servicios, de la asesoría y/o el reconocimiento social ; renunciando así al absurdo (a la reducción artificial de la riqueza inmaterial, la mercantilización de la cultura y la comunicación). A cambio nos beneficiamos del intercambio, la libertad de modificación y el acceso público a otras creaciones. Ésta es la base de la evolución cultural. La creatividad se defiende compartiéndola. Compartir es bueno.

Compartir cultura es un derecho.

“Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.” Artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
No se puede salvaguardar el derecho de subsistencia de los creadores violentando las bases sociales de la cultura: prohibiendo compartir. La Declaración Universal de Derechos Humanos concibe los derechos de autor ligados al derecho de acceso a la cultura y no al derecho de propiedad, la Constitución Española en concreto considera la propiedad intelectual como subordinada a su función social y al interés general de acrecentar el acerbo cultural de la comunidadCompartir cultura es un derecho fundamental. Compartir es bueno.

Compartir es legítimo y es legal.

No existe ninguna sentencia española que condene a nadie por compartir bienes inmateriales en las redes de intercambio p2p de Internet. Todos tenemosderecho a hacer copias de los bienes culturales que adquirimos (se llama derecho a copia privada) y tenemos derecho a compartir esa copia. Además, existensentencias firmes que absuelven a los servidores de enlaces p2p de los cargos que la SGAE y otras entidades de gestión les/nos acusan. A pesar de ello los medios de comunicación, incluso el propio gobierno, se empeñan en hacer que parezca lo contrario. Un ejemplo de ello es la vergonzosa campaña en la que el gobierno español ha invertido millones de euros bajo el lema “si eres legal, sé legal“. Compartir cultura no es delitoCompartir es legítimo y es legal. Compartir es bueno.

Compartir empieza a estar perseguido.

Pese al sinsentido de la propiedad intelectual, pese a la existencia de modelos económicos eficaces basados en la libertad de intercambio, pese al derecho fundamental de acceso a la cultura, pese a su legitimidad y legalidad… compartir está siendo cada vez más perseguido y obstaculizado por causa de intereses comerciales de unos pocos con mucho poder:

Compartamos también la defensa de la cultura y el procomún.

Tenemos que bloquear esta maquina de guerra que amenaza con pulverizar el futuro libre de la sociedad de la información, una amenaza que busca el control total sobre los procesos comunicativos, la mercantilización absoluta de la cultura, y la criminalización del intercambio libre y creativo. Este es el momento de hacer valer nuestros derechos conjuntamente, el momento de compartir fuerzas y conocimientos. Ha llegado el momento salir a la calle. A compartir: conocimiento, cultura, técnica, poder.