Free counter and web stats

lunes, 14 de diciembre de 2009

Pazo de Tor: Un Pazo de película

E

Posiblemente el Pazo de Tor vuelva a ser el escenario de otra película titulada (Santas Pascuas) , de momento ...suspense están mirando y valorando.
Me hace muchaaaaaaaaaa ilusión, me encanta que se fijen en él y que pueda servir para que  mucha más gente nos visite y descubra el impresionante museo que tenemos en la zona Sur de la provincia de Lugo.
Si viviera Doña Mª de la Paz Taboada posiblemente le gustaría saber que otros directores de cine vuelven a pensar en el Pazo para rodar.Y desde luego como responsable de ese centro cualquier plataforma que sirva para darlo a conocer  me encantaaaaaaaa.

Hace 33 años este pazo monfortino fue el escenario del rodaje de la película «Beatriz», de Gonzalo Suárez, y recientemente lo volvió a ser de «Laberinto ario»
Benigno Lázare
 
10/5/2009
  • Valoración (1 votos)







Hace 33 años, Carmen Sevilla, Nadiuska, Sandra Mozarowski, Jorge Rivero, José Sacristán, Óscar Martín, José Lifante y Eduardo Bea revolucionaron el Pazo de Tor, la comarca de Lemos y la capital lucense. Esta era la ficha artística de la película Beatriz , que durante varias semanas de 1976 se rodó en el más famoso pazo del sur de la provincia. Esos recuerdos fueron meticulosamente archivados en forma de recortes de prensa, dedicatorias, fotos, pasquines y demás por la última propietaria del pazo, María Paz Taboada.
Los testimonios escritos de puño y letra por actores, actrices y por el director, Gonzalo Suárez, reflejan el ambiente familiar en el que trabajaron y vivieron durante el rodaje, propiciado por el probable buen entendimiento entre ellos, pero también por la hospitalidad de Paz Taboada.
Comidas, queimadas y muestras de cariño hacia la propietaria quedaron documentadas en las fotos de familia. Una de las más curiosas es la de todo el grupo participante en la película delante de la fachada principal del pazo, con Paz Taboada entre Nadiuska y Carmen Sevilla, porque la señora de Tor tuvo su parte de incidencia en la cinta.
También Angelita, que lleva casi toda su vida trabajando en el cuidado del inmueble, aparece en una foto vestida con el traje de gallega. Comenzó de joven con Paz Taboada y tras donárselo a la Diputación, sigue vinculada a un lugar del que conoce prácticamente todo. Recientemente Angelita tuvo la oportunidad de presenciar el rodaje de una segunda película en el mismo escenario, con 33 años de diferencia. Se trata de Laberinto ario , una trama de temática nazi en la que trabaja el doble monfortino de Franco. Según anunció recientemente la productora, Chantada Films, será presentada en Tor próximamente.
Decenas de fotógrafos
Además de todo el personal relacionado con la película, en 1976 acudieron a Tor decenas de fotógrafos y reporteros de todo tipo, porque las dos actrices más jóvenes estaban en su máximo esplendor y Carmen Sevilla, que encabezaba el reparto, se acababa de separar de Augusto Algueró. En las siguientes semanas proliferaron en las revistas los reportajes con las actrices participantes en Beatriz .
La canallesca acudió atraída por el duelo interpretativo entre Carmen Sevilla y Nadiuska; sin embargo, el tiro salió por la culata porque en sus respectivos reportajes ambas se piropeaban. Además, la primera hablaba de sus problemas amorosos y la segunda salía en unas fotos en la parte de atrás del pazo vestida de época, con un traje hasta los pies, en contra de lo habitual en ella. Aunque la película tenía escenas de alcoba y estaba calificada para mayores de 18 años, no la incluían entre las del destape.
Es más, Gonzalo Suárez afirmaba en una entrevista concedida a una revista especializada en cine que había sido la película en la que los productores le habían dejado más libertad para trabajar. Estaba basada en dos relatos de Valle Inclán, Beatriz y Mi prima Antonia , y el propio director, junto con Santiago Moncada, habían sido los guionistas.
Suárez, que lucía sombrero y abundante barba negra y melena, destacaba también la positiva influencia de la circunstancia de que el escritor gallego hubiese conocido y escrito en el Pazo de Tor. Para localizar el escenario visitó medio centenar de pazos y mansiones, pero la mayoría tenían reformas o estaban en ruinas